Blogia
Las Crónicas del Arcángel Azrael

El yo verdadero

El yo verdadero

Según se dice, el ángel negro, nunca cambia, porque cada experiencia y vivencia hace que evolucione más. Aprende observando en el silencio de la noche el mundo que le rodea….tantas gentes que se cruzan en su vida…algunas pérdidas, y otras, incapaces de encontrar eso que temen descubrir en ellas mismas….
Solo en el silencio de la noche hallo las respuestas que me guían en el camino, Se que a veces parece que voy sin rumbo aunque…. solo es así para los demás, se muy bien donde se encuentra el final al que quiero llegar….Solo en la noche descanso de la batalla que día a día libro contra aquellos ciegos de alma, que solo pretenden cambiarme para olvide quien soy…para que deje de ser lo que soy… me imploran que haga lo posible por ser igual al resto, desesperándose en el intento, claudican…s nunca entenderán que Azrael no cambia, tan solo evoluciona….El ying y el yang, el ángel y el demonio, el bien y el mal, blanco y negro… viven siempre en el mismo cuerpo, complementándose sin dar mas poder a uno u otro…tranquilos se muy bien lo que quiero, se muy bien lo que debo ser, se muy bien quien soy y como y para que utilizar mi evolución…..Soy Azrael el ángel negro hijo del olvido y hermano de la noche…
No cambiéis nunca a ningún ángel porque en ellos descubrirás quien eres en realidad, tan solo verás un alma envuelta en un cuerpo… muchas personas lo utilizan para ocultar su verdadera faz ante a los demás…pobres, son victimas de su propio miedo..

Quien se oculta tras la mascara de como es en realidad, nunca aprenderá a conocerse así mismo, no podrá evolucionar, aprender….y lo que es peor…nadie conocerá la verdad de cómo es, de como siente….

"Que la luna y la noche con su abrazo proteja a aquellos que se muestran tal y como son"


Queridas almas nocturnas sentir el poder de ser…vosotros mismos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Hechicera -

Estoy a la espera de la segunda carta que me dijiste... por cierto, quisieras o no, te acompañé en aquel vuelo. Si he de ir hasta los infiernos, que sea de tu mano, mi querido niño... nos vemos esta noche, no dejes de volar...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres